Archive by category "Sociedad"

La herencia genética y la esclerosis

  • noviembre 25, 2014 at 9:00 pm

genetica-herencia-esser-vius[1]

La esclerosis es una enfermedad que afecta a los órganos o a los tejidos, endureciéndolos al incrementarse los tejidos conjuntivos. Hay diferentes tipos de esclerosis. No es una enfermedad autónoma, sino que deriva de otra enfermedad. Recientes investigaciones relacionan el desarrollo de la esclerosis con la herencia genética, pues ésta está presente en la mitad de los casos.

La herencia genética y la esclerosis múltiple

El daño de los tejidos, como la inflamación o la perfusión de sangre o líquido, el envejecimiento o el desarrollo de una enfermedad autoinmune pueden causar esclerosis. Los órganos o tejidos afectados por la esclerosis se endurecen y pierden la elasticidad. La esclerosis más común es la esclerosis múltiple, una enfermedad crónica que afecta tanto a adultos como a jóvenes, provocando incapacidad.

En la actualidad todavía se desconocen las causas de esta enfermedad, pero los expertos apuestan por clasificar la esclerosis como una patología autoinmune, es decir, el propio organismo ataca a sus propios tejidos, exactamente contra la mielina, que es el tejido que recubre las neuronas y permite la transmisión de los impulsos nerviosos, por lo que al verse ésta afectada, se produce la incapacidad en el enfermo.

Asimismo, los investigadores apuntan a la posibilidad de que la esclerosis múltiple sea una enfermedad autoinmune causada por un virus. Sea como sea, las últimas investigaciones apuntan a que existe un fuerte componente genético en el desarrollo de la esclerosis múltiple, pues en la mitad de los casos la herencia genética se encuentra presente. Este descubrimiento es muy importante y supone un gran avance en la investigación sobre la esclerosis múltiple, pues los investigadores cuentan con nuevas evidencias para seguir buscando un tratamiento que mejore la vida de estos enfermos, así como un tratamiento definitivo, que todavía está por descubrir.

Todo sobre la esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple cuenta con dos fases: la fase inflamatoria y la fase neurodegenerativa. Para la primera fase hay tratamientos que mejoran la vida del paciente; para la segunda, en la que ya ha comenzado la actividad neurodegenerativa, los tratamientos actuales sólo están dirigidos a frenar la evolución de la enfermedad, mejorar los síntomas y rehabilitar al enfermo. La esclerosis múltiple afecta tanto a hombres como a mujeres, aunque ellas tienen el doble de posibilidades de desarrollarla, así como la raza blanca es más propensa que otras razas. Las personas que viven en climas tropicales tienen menos posibilidades de sufrir esclerosis múltiple que las que viven en climas templados. No obstante, todos estos datos sólo responden a estadísticas, pero lo que sí es cierto es que un pariente de primer grado de alguien que haya sufrido esclerosis múltiple, tiene muchas posibilidades de padecerla según los últimos estudios. La neurodegeneración, aunque no tiene cura, sí se puede frenar si se trata de forma temprana. No en todos los casos se llega a la incapacidad física completa, pues el 20% de los pacientes que sufren un primer ataque de la enfermedad continúan con su vida normal sin recibir ningún tratamiento. Sólo en los casos más graves se llega a la incapacidad y a los problemas motores, que afectan incluso al habla y la deglución. En muy raras ocasiones la esclerosis múltiple es mortal. Sus síntomas no se detectan fácilmente como propios de la enfermedad, lo que dificulta el diagnóstico de la enfermedad.

Los fármacos con células madre

  • noviembre 25, 2014 at 8:54 pm

celulas-madre[1]

Las células madre son aquellas células que pueden, por un lado, autorregenerarse y, por otro, crear nuevas células completamente diferenciadas de las originales. Es por ello que son tan valiosas para el tratamiento de muchas enfermedades, así como para la posible fabricación de fármacos.

Los usos de las células madre

A pesar de la extensa investigación en torno al uso y aprovechamiento de las óptimas propiedades de las células madre, en la actualidad hay pocos avances en cuanto al uso de las células madre para fabricar fármacos. En 2010 hubo una tentativa para crear un medicamento a partir de las células madre de la grasa que funcionaría como tratamiento reparador de las fístulas complejas producidas en los pacientes que sufren enfermedad de Crohn o enfermedad inflamatoria intestinal. Estaba previsto que el fármaco fuese utilizado en toda Europa a partir de 2011, pero todavía no se ha lanzado al mercado.

Ha sido en Canadá donde se ha aprobado por primera vez un medicamento fabricado a partir de estas células. Este nuevo fármaco está dirigido a tratar la enfermedad de injerto contra huésped en los niños. Esta enfermedad, con una mortalidad del 80%, aparece en tras un trasplante de médula ósea o de células madre en el que intervienen un receptor y un donante. Ocurre cuando las células del receptor reconocen como extrañas las células trasplantadas. Este medicamento se ha convertido en la salvación de muchos niños, ya que la leucemia es una enfermedad muy extendida entre la población infantil, por lo que los trasplantes son su única esperanza, pero la enfermedad de injerto contra huésped impedía a muchos de estos niños sanarse.

Por otro lado, en España se ha autorizado al Centro de Transfusión de Málaga para que comience la investigación y fabricación de medicamentos a partir de células madre. También en el hospital madrileño Gregorio Marañón y en la Clínica Universitaria de Navarra se utilizan las células madre como medicamento para la regeneración cardiaca tras un infarto, para reconstruir las mamas tras un cáncer y para diversas aplicaciones traumatológicas. Cabe señalar que en los casos españoles no se habla de medicamentos de la industria farmacéutica, sino de utilizar las células madre como tratamiento.

Las células madre del cordón umbilical

Las células madre son tan valiosas para tratar multitud de enfermedades que es incluso posible conservar las células madre del cordón umbilical para utilizarlas en caso de que el bebé en un futuro las necesite. También se pueden donar estas células a un banco público o a la investigación. Gracias a estas donaciones, además de salvar muchas vidas, se han descubierto nuevos tratamientos utilizando las células madre del cordón umbilical. En la actualidad es muy común que cuando una mujer está embarazada reciba múltiples propuestas por parte de bancos privados para conservar las células del cordón umbilical. Estas células, recogidas en el momento del parto, se congelan en bancos europeos y están disponibles para el cliente durante el periodo contratado (entre 15 y 25 años). Las células pueden ser utilizadas por el donante (el bebé) o por algún hermano en caso de compatibilidad. Son muchas las enfermedades que se pueden curar: diversas leucemias, anemia refractaria, linfoma de Hodgkin y aplasia pura de glóbulos rojos, entre otras. El precio por almacenar las células oscila entre los 1.800 y los 2.500 euros.

Residencias para enfermos de Alzheimer: La patología que roba los recuerdos

  • noviembre 25, 2014 at 4:51 pm

IMG_0047_r3[1]

Pérdida de memoria, de los recuerdos. Es el síntoma más característico del Alzheimer, una enfermedad neurodegenerativa, directamente relacionada con el envejecimiento, y cuya prevalencia sigue en aumento. El Alzheimer sigue siendo una patología desconocida en su origen, es decir, no hay respuesta a la pregunta de por qué aparece. Mientras, la investigación sigue dando pasos para mejorar el diagnóstico y el tratamiento de esta enfermedad. Cuando el paciente de requiere de unos cuidados y una atención específica, las residencias para enfermos de Alzheimer son una buena alternativa.

Las cifras hablan por sí solas. La enfermedad del Alzheimer, caracterizada por la pérdida de la memoria y de los recuerdos, afectará a más de 1,5 millones de personas en nuestro país. Es, pese a su prevalencia, una de las enfermedades cuyo origen sigue siendo una incógnita, pese a los avances científicos y las investigaciones que, entre otras líneas de acción, buscan la vacuna capaz de frenar los síntomas de esta enfermedad neurodegenerativa y definida, en algunos casos, como la patología del olvido. Una enfermedad que, en sus fases más avanzadas, provoca la dependencia total del paciente, etapa en la que es especialmente aconsejable contar con los cuidados, los servicios y la atención personalizada que se presta en las residencias para enfermos de Alzheimer.

El Alzheimer, por ahora, no tiene cura, pero sí se puede retardar su evolución y controlar los síntomas, especialmente en las primeras fases. De ahí la importancia del diagnóstico precoz, el reconocer los síntomas y adelantarse a su evolución aplicando el tratamiento más adecuado. El Alzheimer está directamente relacionado con la edad, aumentando su prevalencia a medida que envejecemos. Aunque se desconoce su origen exacto, los investigadores sí han logrado desvelar parte del engranaje de esta patología que afecta a las neuronas del cerebro, las cuales se destruyen por la acumulación de dos tipos de proteínas anormales. El Alzheimer –una patología descrita hace más de un siglo, en 1907- puede ser hereditario, al tiempo que se sabe que determinadas enfermedades como la hipertensión, el tabaquismo o los problemas cardiovasculares pueden hacernos más vulnerables a padecerla.

Cuando los despistes y los olvidos (dejarse las llaves, olvidarse apagar la luz o el fuego, olvidar los nombres de familiares o personas cercanas) se convierten en habituales podemos estar ante la primera señal del Alzheimer, sobre todo a partir de una determinada edad. Es uno de los síntomas iniciales, pero no el único, ya que también suelen aparecer problemas de orientación (tanto física como espacial), cambios de humor y mayor irritabilidad y dificultad para hablar. Síntomas que, a medida que avanza la enfermedad, se irán acentuando, con una mayor pérdida de memoria y de las capacidades para realizar actividades cotidianas (por ejemplo, cambiarse de ropa, andar sin tropiezos).

Aunque la pérdida de memoria es el síntoma más característico y conocido del Alzheimer, no es el único. De hecho, los investigadores han constatado que estamos ante una patología cuyas primeras lesiones en el cerebro pueden producirse incluso diez años antes de manifestarse. Y hay otro aspecto a tener en cuenta, y es que la enfermedad del Alzheimer avanza mucho más rápido en el caso de la mujer.