Flickr Photogallery

Subscribe Newsletter

subscribe with FeedBurner

La herencia genética y la esclerosis

  • noviembre 25, 2014 at 9:00 pm

genetica-herencia-esser-vius[1]

La esclerosis es una enfermedad que afecta a los órganos o a los tejidos, endureciéndolos al incrementarse los tejidos conjuntivos. Hay diferentes tipos de esclerosis. No es una enfermedad autónoma, sino que deriva de otra enfermedad. Recientes investigaciones relacionan el desarrollo de la esclerosis con la herencia genética, pues ésta está presente en la mitad de los casos.

La herencia genética y la esclerosis múltiple

El daño de los tejidos, como la inflamación o la perfusión de sangre o líquido, el envejecimiento o el desarrollo de una enfermedad autoinmune pueden causar esclerosis. Los órganos o tejidos afectados por la esclerosis se endurecen y pierden la elasticidad. La esclerosis más común es la esclerosis múltiple, una enfermedad crónica que afecta tanto a adultos como a jóvenes, provocando incapacidad.

En la actualidad todavía se desconocen las causas de esta enfermedad, pero los expertos apuestan por clasificar la esclerosis como una patología autoinmune, es decir, el propio organismo ataca a sus propios tejidos, exactamente contra la mielina, que es el tejido que recubre las neuronas y permite la transmisión de los impulsos nerviosos, por lo que al verse ésta afectada, se produce la incapacidad en el enfermo.

Asimismo, los investigadores apuntan a la posibilidad de que la esclerosis múltiple sea una enfermedad autoinmune causada por un virus. Sea como sea, las últimas investigaciones apuntan a que existe un fuerte componente genético en el desarrollo de la esclerosis múltiple, pues en la mitad de los casos la herencia genética se encuentra presente. Este descubrimiento es muy importante y supone un gran avance en la investigación sobre la esclerosis múltiple, pues los investigadores cuentan con nuevas evidencias para seguir buscando un tratamiento que mejore la vida de estos enfermos, así como un tratamiento definitivo, que todavía está por descubrir.

Todo sobre la esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple cuenta con dos fases: la fase inflamatoria y la fase neurodegenerativa. Para la primera fase hay tratamientos que mejoran la vida del paciente; para la segunda, en la que ya ha comenzado la actividad neurodegenerativa, los tratamientos actuales sólo están dirigidos a frenar la evolución de la enfermedad, mejorar los síntomas y rehabilitar al enfermo. La esclerosis múltiple afecta tanto a hombres como a mujeres, aunque ellas tienen el doble de posibilidades de desarrollarla, así como la raza blanca es más propensa que otras razas. Las personas que viven en climas tropicales tienen menos posibilidades de sufrir esclerosis múltiple que las que viven en climas templados. No obstante, todos estos datos sólo responden a estadísticas, pero lo que sí es cierto es que un pariente de primer grado de alguien que haya sufrido esclerosis múltiple, tiene muchas posibilidades de padecerla según los últimos estudios. La neurodegeneración, aunque no tiene cura, sí se puede frenar si se trata de forma temprana. No en todos los casos se llega a la incapacidad física completa, pues el 20% de los pacientes que sufren un primer ataque de la enfermedad continúan con su vida normal sin recibir ningún tratamiento. Sólo en los casos más graves se llega a la incapacidad y a los problemas motores, que afectan incluso al habla y la deglución. En muy raras ocasiones la esclerosis múltiple es mortal. Sus síntomas no se detectan fácilmente como propios de la enfermedad, lo que dificulta el diagnóstico de la enfermedad.